Hola MIEDO

Hazte esta pregunta: ¿Si no hubieses sentido miedo, hubieses tomado esa decisión?

Me observo mucho, también observo mucho a los demás. Me encanta ver las reacciones propias y ajenas. Escuchar las palabras y los tonos con las que se pronuncian.

Al ser una observadora llego a conclusiones, ¿por qué sucedió eso? ¿por qué lo dije? ¿por qué lo hará?

En todas hay un punto en común. Y si, el miedo nos paraliza y nos engaña. Hace que muchas veces nos faltemos el respeto. Lo positivo es que nosotros tenemos las riendas en las manos.

Ser valientes en un mundo empapado de temor, no es nada fácil. Pero quien ha experimentado la coherencia entre lo que piensa, dice y hace, sabe que realmente vale el esfuerzo.

Y así, sacándole protagonismo a este personaje que tenemos incorporado, podremos comenzar a dibujar el camino desde la confianza. Claro, no quiere decir que a veces no aparezca, nuestro desafío aquí es darle el lugar que le corresponde, el de alertar, no el de decidir.

Deja tu comentario

Tu email no será publicado. Campos obligatorios *